La vida es corta, ¿verdad? Si es así, ¿por qué no aprovechar cada segundo manteniendo su casa y sus pertenencias lo más despejadas posible? Las averías en el hogar son habituales, y las estadísticas muestran que una de cada cuatro casas sufre algún tipo de fallo estructural. Estas averías pueden adoptar muchas formas: Un tejado con fugas puede dejarle sin agua o electricidad durante varios días. Un cuarto de baño inundado por el desbordamiento de los inodoros podría dejarle sin retrete durante varias horas. La acumulación de polvo y residuos a lo largo del tiempo puede provocar un problema de salud, como moho en las paredes o amianto en el techo. ¿Cómo evitar averías en casa y conseguir que tu casa sea segura y esté ordenada? Echa un vistazo a estos consejos de los expertos sobre cómo mantener tu casa a salvo del colapso.

Comprobar las fugas en el techo

Las fugas en los tejados pueden causar peligrosos daños estructurales. Es importante que compruebe los informes de su contratista de tejados para ver si hay quejas sobre fugas en el tejado. Si hay informes sobre fugas en el tejado, asegúrese de informarse antes de realizar los trabajos de techado. Si nota alguna fuga alrededor de los canalones o en la parte inferior del tejado, pida a un techador que intervenga. Un tejado con goteras no puede ser arreglado por uno mismo, así que pida ayuda a un profesional. Un contratista sabrá exactamente lo que hay que hacer, y usted podrá descansar un poco más tranquilo sabiendo que cosas importantes como el agua y la electricidad siguen estando a su disposición. Si se ha arreglado el tejado, asegúrese de obtener un informe sobre los daños ocultos. Los salpicaderos, las tuberías expuestas y otros signos de un trabajo deficiente pueden ser señales de una fuga. Si nota algún signo de fuga, haga que su techador lo revise.

El mejor lugar para una cama

El lugar más fácil para hacer un desastre en su casa es la cama. Probablemente nunca lo hayas pensado así, pero no hay forma de hacer una cama sin ensuciar. Cuando tienes cuatro niños pequeños (o una familia propia), es fácil olvidarse de mantener el dormitorio limpio. Pero un dormitorio desordenado puede ser un precursor de un mal día en la oficina. También puede ser una señal de que no hay suficiente tiempo en el día para hacer las cosas que te gustan. Intenta tener un juego de ropa de repuesto por la casa para no tener que pasar tiempo cambiándote a una camisa o unos vaqueros desordenados. Así evitarás tener que irte a la cama con la ropa desordenada. Además, te resultará mucho más fácil concentrarte y concentrarte en tus tareas cuando vuelvas a casa del trabajo. Si tienes problemas para mantener tu habitación limpia de forma constante, puedes considerar la posibilidad de contratar a un limpiador de habitaciones. Estos servicios suelen estar disponibles con descuentos o sin coste alguno.

No olvides la toalla

Si eres como la mayoría de la gente, lo último que quieres hacer es olvidarte de tu toalla. Es una de esas pequeñas cosas que pueden suponer una gran diferencia a la hora de mantener tu casa limpia. Las toallas no sólo se ensucian y se hacen jirones rápidamente, sino que además ocupan espacio. Si no usas una toalla, se quedan por ahí acumulando polvo. Guarda una toalla de repuesto en el baño, la cocina o la ducha. Cuando termines de usarla, simplemente ponla en la lavandería. Así evitarás que tu casa quede un poco menos limpia. Mantén tus toallas de cocina y de baño limpias y a mano. Si las guardas en un cesto o en una bolsa de plástico, no sólo se ensucian sino que ocupan espacio en tu cocina o baño.

Mantén tu casa impecable

Si hay algo que toda familia necesita es tiempo. No cometas el error de pensar que lo tienes todo el día. El trabajo, la escuela y las tareas entran en juego, y es fácil estar tan ocupado que no tienes tiempo para mantener tu casa limpia. Mantén una pequeña rutina de limpieza en tu casa. Elige un día en el que sepas que no vas a estar demasiado ocupado para hacer las tareas. Establece un temporizador para saber exactamente cuánto tiempo debes estar limpiando. Empieza por iluminar el punto más conflictivo de tu casa. Coge un libro de organización o de tareas domésticas e intenta distribuir tu casa de forma que todo sea fácilmente visible y accesible.

No te olvides de pasar la aspiradora

Pasar la aspiradora es una de esas pequeñas cosas importantes en las que no piensas pero que marcan la diferencia a largo plazo. Puede que no te des cuenta de inmediato, pero una casa sucia puede hacer que te sientas estresado. También puede provocar mal aliento y una sensación general de malestar. Si eres como mucha gente, no te ocupas regularmente de la tarea de pasar la aspiradora. Es fácil dejar pasar las cosas y no preocuparse por ello, pero eso no es saludable. Pasar la aspiradora puede ayudar a limpiar su sistema y a deshacerse de las bacterias que causan el mal olor. Si no lo haces con regularidad, probablemente estés impidiendo que tu casa esté tan limpia como podría estarlo.

Haz que tu casa esté lo más ordenada posible

Para que tu casa sea segura y esté ordenada, tienes que tener todo controlado. Esto puede ser ventilar los animales, limpiar los utensilios de cocina y mantener la puerta de tu habitación cerrada. Cuanto más organizado estés, menos posibilidades habrá de tener una avería. También es importante dejar espacio para la gente. Si un miembro de la familia está de visita, no querrá sentirse amontonado. Si tienes una lista enorme de cosas por hacer, puede ser difícil controlar todo. Una lista puede ser un desastre. Intenta anotar las cosas sobre la marcha, sobre todo si tienes niños pequeños. Así te resultará mucho más fácil recordar lo que tienes que hacer a continuación.

Conclusión

Con toda la importancia que tiene tu casa, es importante mantenerla sana y salva. Estas averías son comunes y se pueden evitar con un poco de esfuerzo. Desde la comprobación de fugas en el tejado hasta la limpieza de la casa, asegúrate de hacer lo que puedas para mantener tu lugar seguro y ordenado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.