El dicho «en la cabeza de tu pelo» implica que tú eres el responsable de su aspecto. Está literalmente en tu cabeza y, por lo tanto, tienes que cuidarlo. La realidad es que nuestro cabello lo cuidan muchas otras personas al igual que nosotros. La caída del cabello se produce porque hay pequeñas células invisibles en la capa externa de nuestro cabello que producen una sustancia llamada DHT (Dihidrotestosterona). La DHT destruye estas células y hace que el cabello se desprenda más fácilmente. Si no se controla, puede provocar una enfermedad llamada alopecia o calvicie, que afecta a unos 150 millones de hombres y mujeres en todo el mundo. Pero que no cunda el pánico. Si tomamos algunas medidas preventivas a tiempo, tenemos la esperanza de evitar que se nos caiga el pelo para siempre. Aquí tienes tres sencillos consejos que pueden ayudarte a evitar que se te caiga el pelo:

Comer sano y hacer ejercicio regularmente

El cabello sano es un mito perpetuado por las marcas de belleza. El pelo sano no existe. Lo que sí existe son los folículos pilosos sanos, las pequeñas protuberancias cubiertas de piel del cuero cabelludo que producen el cabello. Un cabello sano se forma por el equilibrio de cuatro factores: – Dieta adecuada – Ejercicio adecuado – Estilo de vida adecuado – Medicamentos adecuados No existe ninguna píldora o hierba mágica que haga crecer el pelo más rápido. Sí, hay vitaminas y minerales que mejoran la salud del cabello, pero no pueden hacer que aparezca pelo nuevo. Hacer ejercicio y comer bien no sólo son buenos para el cabello, sino que también son esenciales para la salud. Si sufres la caída del cabello, debes atajar inmediatamente la causa y buscar atención médica. El estrés, una dieta poco saludable, la ingesta excesiva de alcohol, los medicamentos y los tratamientos inadecuados pueden provocar la caída del cabello y empeorar su estado.

Evite los tratamientos químicos

Hay muchos mitos sobre la caída del cabello, pero ninguno de ellos es más falso que la idea de que se puede frenar la caída del cabello mediante tratamientos químicos. Entre ellos comprar champu solido natural, los acondicionadores y los tratamientos que pretenden «regular» o fortalecer el cabello. Sin embargo, la caída del cabello está causada por la DHT, a la que estos productos no se dirigen, por lo que no funcionan. Además, el uso repetido de estos productos puede irritar el cuero cabelludo y debilitar aún más el cabello. También existen tratamientos con láser aprobados para la caída del cabello, pero son caros, invasivos y tienen un largo periodo de recuperación. No se recomienda su uso diario. Si sufre una caída del cabello, debe poner fin inmediatamente a la causa y buscar atención médica. El estrés, una dieta poco saludable, la ingesta excesiva de alcohol, los medicamentos y los tratamientos inadecuados pueden provocar la caída del cabello y empeorar su estado.

No utilice limpiadores fuertes

Todos tenemos en nuestro baño esos productos que te encantan porque te hacen la vida más fácil. Si uno de ellos es un limpiador fuerte, utilízalo con prudencia. Los limpiadores fuertes como la lejía, el amoníaco, el cloro y el peróxido son muy eficaces para eliminar las bacterias y los gérmenes, pero también matan los folículos pilosos del cuero cabelludo, por lo que es importante utilizar un buen acondicionador después. También hay que tener cuidado con el uso de estos limpiadores con demasiada frecuencia. Lo mejor es hacerlo sólo una vez cada pocas semanas, para evitar lavarse el pelo con demasiada frecuencia. De este modo, no desgastarás los aceites naturales de tu cabello tan rápidamente. Los limpiadores fuertes tampoco son adecuados para la cara, ya que pueden blanquear y dañar la piel. Y ten cuidado con los limpiadores de cocina: algunos son tan fuertes como la lejía y el amoníaco.

No utilices herramientas de peinado con calor

Las herramientas de peinado con calor son una de las causas más comunes de la caída del cabello. Si se utilizan en exceso, pueden dañar el cabello y hacerlo más fino, pero puedes detener el daño evitando su uso excesivo. Cuando te peinas con un rizador, una plancha u otras herramientas de calor, estás aplicando calor directo a tu cabello. La mejor manera de evitar que se dañe el pelo cuando se utilizan estas herramientas es recogerse el pelo cuando NO se están utilizando. Esto mantendrá tu cabello alejado de la fuente de calor y también evitará que tu cabello se acerque demasiado a la herramienta. Si tienes que utilizar una plancha para rizar o alisar el pelo, tómate un descanso o utiliza un peinado protector como un moño o un bollo para mantener el pelo alejado de la herramienta.

Conclusión

Tenemos que ser realistas. Todo el mundo tiene una cantidad limitada de pelo. Y aunque hay cosas que puedes hacer para mantener parte de él en la cabeza (como comer sano y hacer ejercicio con regularidad), en algún momento vas a perderlo. El truco es hacerlo en un momento en el que todavía puedas mantener una calidad de vida decente. Dicho esto, hay estrategias que puedes emplear para mantener tu cabello lo más largo posible. En primer lugar, debes mantener la cabeza limpia. Los piojos, la caspa y otras afecciones del cuero cabelludo pueden provocar la caída del cabello. Si notas alguno de ellos, asegúrate de controlarlo. Si quieres mantener tu cabello lo más largo posible, no utilices herramientas de peinado con calor ni limpiadores fuertes. Y mantén una dieta y un estilo de vida limpios. Estas sencillas estrategias pueden ayudarte a mantener tu cabello lo más largo posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.